El Quijote Para Empresarios
Principal Arriba Presentaciones Profesionales Formación de Instructores El Alma De La Empresa Se Venden Fantasias Picardía Criolla Felices Fiestas El Quijote Para Empresarios España y el Perú Los Pilares del Exito Padres problema o hijos problema El cerebro organizacional Evaluación y Selección del recurso humano Don Ricardo Palma para Empresarios Manual Desarrollo Intelectual

 

 

 

Prólogo

¿Pueden tener algo en común Don Quijote de la Mancha y un empresario del Siglo XXI ? ¿Es posible pensar que el mundo de los sueños puede relacionarse con el mundo de los negocios?

En ambos casos creo firmemente que la respuesta es afirmativa. Es más, estoy convencido de que ambas respuestas deberían ser afirmativas. Un empresario debe ser, ante todo, un realizador de sueños.

Todo el mundo tiene ilusiones. Desde la niñez, cada uno va construyendo la ilusión de lo que quiere para su vida. Sin embargo, el día a día va sofocando el impulso aventurero que todos llevamos dentro hasta que, en muchos casos, se termina por renunciar a lo que en su momento fue el gran proyecto de vida. Es la victoria del conformismo.

Don Quijote se rebeló contra ese destino de muchos. Provisto de una armadura mal hecha, un caballo viejo y un compañero de aventuras, el Caballero de la Triste Figura salió al mundo para llevar a cabo la aventura de hacer su sueño realidad: transformarse en un hidalgo caballero que por único oficio tuviera que enderezar entuertos y enmendar sinrazones, para mayor gloria de su amada Dulcinea.

En su camino encontró palizas y perdió batallas; lo tildaron de loco y lo alcanzó la burla y el escarnio. Paradoja, en esa circunstancia el viejo Quijote nos deja uno de sus consejos más preciados: Pero de vosotros, soez y baja canalla, no hago caso alguno ( I, 3). El silencio como respuesta al insulto del mediocre.

¿Y qué es un empresario? ¿No es, acaso, un hombre lleno de sueños que sale al mundo en busca de la aventura? ¿No es, muchas veces, un Quijote que debe luchar contra la incredulidad de los demás hacia su capacidad?

La gran lección que recogí de mi temprana lectura de El Quijote es que toda empresa –entendida ésta no sólo como un negocio sino como proyecto de vida –requiere de un objetivo claro, decisión e ilusión. Don Quijote exhibía tales atributos y los compartía con Sancho Panza, el entrañable compañero de ruta.

Como todo ser humano, el hombre tenía imperfecciones y Cervantes las revela de una manera tan clara que también nos permite aprender de los defectos del manchego. La impaciencia y la intolerancia, cuando la circunstancia requería de lucidez y calma para la correcta toma decisiones, eran los principales enemigos de Quijote.

Algunos podrían decir que su mayor defecto fue el exceso de sus sueños. En ese aspecto tengo una observación: la Historia del hombre, tan bien representada en la obra de Cervantes, demuestra que los grandes soñadores son los que marcan la diferencia. Son los que emprenden el camino que otros siguen; son los que construyen castillos en el aire, pero después los cimientan en tierra firme.

Por esas razones, "Don Quijote para empresarios", de Bernardo Ahlborn, me parece tan valioso porque ha logrado rescatar –como reza la bajada del libro –atinados consejos del Ingenioso Hidalgo a los ejecutivos del Siglo XXI. Su estilo, sencillo y fresco, permite repasar las lecciones de vida que el noble manchego nos heredó. A cuatrocientos años de su nacimiento, el Caballero de la Triste Figura luce más joven que nunca.

Hoy, cuando vuelvo a las páginas de El Quijote, no sólo renuevo mi fe en los hombres que se atreven a soñar, también me permito construir nuevas ilusiones personales. Siempre hay una aventura que espera ser vivida.

José Antonio Colomer Guiu

Director General del BBVA Banco Continental.

Vice - Presidente 1º de la Cámara Oficial de Comercio de España en el Perú.

horizontal rule

 

El Quijote por supuesto, pero ¿Para empresarios?. Cuando Bernardo Ahlborn me propuso las conferencias sobre El Quijote para empresarios para el Centro Cultural de España, me di cuenta que entre Bernardo y Alonso Quijano había similitudes, desde luego no por la locura aparentemente, sino por la razonable  utopía de los dos. Nunca se me había ocurrido, pero conforme vi el tratamiento del autor, su conocimiento profundo de la obra de Cervantes y las interesantes proposiciones practicas que salían de su estudio, me di cuenta que estábamos ante una nueva visión de la obra Cervantina, que fluye sola del texto, sin forzadas aproximaciones, solo había que tener buenos ojos y una gran imaginación e inteligencia, como la de Bernardo  Ahlborn, para  que ese Quijote oculto por tantos siglos saliera a la luz.

Esta obra nos proporciona, de manera coherente,  enseñanzas, consejos, técnicas, incluso artimañas, que un empresario puede utilizar en beneficio de su firma, de sus trabajadores y de sus clientes. El Quijote se convierte pues en un manual de práctica empresarial de uso obligado, no solo para la empresa industrial, comercial o de servicios, sino para todas las innumerables empresas con las que tenemos que lidiar todos, día a día y que forman parte de nuestro discurrir por este mundo real, discurrir que gracias a los dos Quijotes, Bernardo y Alonso, se nos hace mucho mas llevadero. 

Ricardo Ramón Jarne

Director del Centro Cultural de España

Lima – Perú

horizontal rule

 

"Don Quijote para empresarios", de Bernardo Ahlborn, me parece tan valioso porque ha logrado rescatar –como reza la bajada del libro –atinados consejos del Ingenioso Hidalgo a los ejecutivos del Siglo XXI. Su estilo, sencillo y fresco, permite repasar las lecciones de vida que el noble manchego nos heredó. A cuatrocientos años de su nacimiento, el Caballero de la Triste Figura luce más joven que nunca.

José Antonio Colomer Guiu

Director General del BBVA Banco Continental

Vice – Presidente 1º de la Cámara Oficial de Comercio de España en el Perú

horizontal rule

 

Debemos felicitar la iniciativa de Bernardo Ahlborn al escribir "Don Quijote para empresarios" ya que además de entretener y divertir es un libro para todos, donde vivimos situaciones paralelas dentro y fuera de nuestro ámbito laboral, describiendo cada aspecto de nuestras actividades diarias. Sin duda todos tenemos algo de Quijote y ese anhelo de alcanzar nuestros sueños, "Don Quijote para empresarios" nos enseña como desafiarnos a nosotros mismos para conseguirlos. Podemos concluir ratificando que Don Quijote pasó de ser un personaje, un nombre, un sustantivo, a convertirse en una serie de cualidades y adjetivos que todos deseamos poseer para que rompa los esquemas del día a día.

Javier Márquez Rodríguez

Gerente General

Cámara Oficial de Comercio de España en el Perú.

Contacto: Bernardo Ahlborn III,  telefax: (511) - 557 8506,  mail: bernardo@ahlborncoyderrhh.com